mujeres rápidas           girls on stage - octubre rojo - mujeres riot - bonito cadaver - olympic beauty - krisztina egerszegi fansite



Mujeres Rápidas







ATLETAS

A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

K

L

M

N

O

P

Q

R

S

T

U

V

W

X

Y

Z

 

 

 

 





Biografías

Marion Jones
Cathy Freeman
Gail Devers
Merlene Ottey
Florence Griffith
Evelyn Ashford
Silke Gladisch
Marlies Göhr
Valerie Brisco
Marita Koch
Annegret Richter
Renate Stecher
Irena Szewinska
Wyomia Tyus
Wilma Rudolph
Elizabeth Cuthbert
Marjorie Jackson
Fanny Blankers-Koen
Helen Stephens
Stanislawa Walasiewicz
Elizabeth Robinson



Competiciones

Juegos Olímpicos
Campeonato del Mundo
Copa del Mundo
Final Mundial de la IAAF
Mundiales Indoor
Mundiales Junior
Mundiales Juveniles
Campeonato de Europa
Europeos Indoor
Superliga Europea
Europeos Sub-23
Europeos Junior
Campeonato de África
Campeonato de Asia
Camp. de Sudamérica
Commonwealth Games
Juegos Panamericanos
Juegos del Mediterráneo
Juegos Asiáticos
Juegos Africanos
Universiada
Goodwill Games
Camp. Iberoamericano
Campeonato de España
Campeonato de EEUU
Campeonato NCAA



Récords y estadísticas

Récords Actuales
Récords Actuales Indoor
Récords Progresión

Ranking de 100 metros
Ranking de 200 metros
Ranking de 400 metros
Ranking 4 x 100 metros
Ranking 4 x 400 metros

Rankings anuales 100 m
Rankings anuales 200 m
Rankings anuales 400 m

Rankings de España




Contact Me





Wilma Rudolph



Estados Unidos WILMA RUDOLPH





Wilma Glodean Rudolph nació en Clarksville, Tennesee, el 23 de junio de 1940, en el seno de una prolífica familia: era la vigésima de veintidos hermanos. Sus padres, Ed y Blanche Rudolph, eran gente honesta y trabajadora, pero eran muy pobres.

Wilma fue un bebe prematuro y al nacer pesaba menos de dos kilos. Además la segregación racial impidió que Wilma y su madre fueran atendidas en el hospital local, ya que solo estaba para los blancos.

Finalmente logró sobrevivir, pero su infancia estuvo plagada de enfermedades: sarampión, paperas, escarlatina, neumonía doble, y finalmente, antes de cumplir los cinco años, la poliomelitis dejó su pierna izquierda paralizada. El médico le dijo a sus padres que no volvería a caminar, ya que no existía una curación para esta enfermedad.

Sus padres no se dieron por vencidos, y la llevaron al Meharry Hospital, un hospital de la Universidad Fisk en Nashville, a unos 70 kilómetros de donde ellos vivían. La madre de Wilma la llevaba hasta allí dos veces por semana para hacer rehabilitación, y lo hizo durante dos años, hasta que finalmente Wilma pudo caminar con ayuda de una abrazadera de metal en su pierna. A partir de ahí pudo seguir haciendo los ejercicios su propia casa.

Todos sus hermanos y hermanas la ayudaron mucho en esta epoca dificil para ella, y le dieron animos para ser fuerte y trabajar para recuperarse del todo. Finalmente a los 12 años pudo caminar con total normalidad, sin usar muletas, ni aparatos ortopédicos ni nada.

A causa de no poder caminar Wilma Rudolph no acudió a la escuela como los demás niños hasta los siete años. Hasta entonces le llevaban las tareas a casa para que pudiera seguir el ritmo. Cuando por fin acudió a las clases, tuvo que sufrir las burlas de sus compañeros por llevar un aparato ortopédico.

Precisamente en 1947 las escuelas de los estados sureños fueron segregadas, y los estudiantes negros y blancos debían asistir a escuelas separadas. Aunque los negros pagaban los mismos impuestos que los blancos, sus escuelas estaban mucho peor financiadas y eran muchisimo peores, teniendo menos libros, profesores, aulas y materiales.

Cuando iba al instituto, el Burt High School, Wilma siguió el ejemplo de su hermana mayor Yolanda y empezó a jugar al baloncesto, deporte en el que destacó, llegando a ganar el campeonato escolar del estado de Tennessee. Tambien empezó a participar en carreras de pista, donde ganaba casi siempre.

Cuando tenía 15 años conoció a Ed Temple, que por esa epoca era entrenador del equipo de atletismo de la Universidad Estatal de Tennessee, y que fue el descubridor del enorme potencial de Wilma Rudolph para las pruebas de velocidad. A partir de ese momento empezó a entrenar con él, pese a que Wilma aun iba al instituto.

Su progresión fue tan espectacular, que con solo 16 años logró clasificarse en los trials de Seattle para competir en los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956, donde participó en los 200 metros y en los relevos 4 x 100 metros. Fue el miembro más joven del equipo norteamericano de atletismo en esos Juegos. En los 200 metros no logró clasificarse para la final, pero en la prueba de relevos logró su primera medalla olímpica, al acabar en tercera posición, detras de Australia y Gran Bretaña. El equipo de Estados Unidos lo formaban por este orden Mae Faggs, Margaret Matthews, Wilma Rudolph e Isabelle Daniels.





Tras acabar el instituto, en 1957 recibió una beca para ir a la Universitad Estatal de Tennessee, donde tenía a Ed Temple de entrenador. Wilma se convirtiría en la mejor velocista del mundo en esos años, aunque en 1958 tuvo tiempo para ser madre de una niña, Yolanda.

En los Juegos Panamericanos de 1959 celebrados en Chicago, fue segunda en los 100 metros y oro en los relevos 4 x 100. Ese año tambien consiguió ganar su primer título de campeona de Estados Unidos en 100 metros, que ganaría tres veces más (1960, 61 y 62). En 1960 ganó su único titulo nacional de 200 metros.

La competición de su vida fueron los Juegos Olímpicos de Roma 1960, donde logró subir a lo más alto del podio en tres ocasiones. En los 100 metros lisos se impuso por tres décimas a la británica Dorothy Hyman. En la final de 200 metros batió por cuatro décimas a la alemana Jutta Heine. El tercer oro le llegó a través del relevo 4 x 100 metros, junto a sus compañeras Martha Hudson, Lucinda Williams y Barbara Jones, que establecieron un nuevo record mundial con 44.4



Final de los 100 metros - Roma 1960

Roma 1960 - Final de los 100 metros. Oro para Wilma Rudolph (calle 3), plata para la
británica Dorothy Hyman (calle 2) y bronce para la italiana Giuseppina Leone (calle 6)



Wilma Rudolph - Roma 1960

Roma 1960 - Final de los 100 metros



Dorothy Hyman, Wilma Rudolph y Giuseppina Leone - Roma 1960

Roma 1960 - Podium de los 100 metros
(I-D) Dorothy Hyman, Wilma Rudolph y Giuseppina Leone



Wilma Rudolph - Roma 1960

Roma 1960 - Wilma Rudolph saliendo de tacos



Final de los 200 metros - Roma 1960

Roma 1960 - Final de los 200 metros. Oro para Wilma Rudolph (calle 1), plata para la alemana
occidental Jutta Heine (calle 5) y bronce para la británica Dorothy Hyman (calle 4)



Wilma Rudolph y Jutta Heine - Roma 1960

Roma 1960 - Jutta Heine felicita a Wilma Rudolph tras su victoria



Dorothy Hyman, Wilma Rudolph y Jutta Heine - Roma 1960

Roma 1960 - Podium de los 200 metros
(I-D) Dorothy Hyman, Wilma Rudolph y Jutta Heine



Wilma Rudolph - Roma 1960

Roma 1960, Final de Relevos 4x100 metros. Wilma Rudolph



Wilma Rudolph, Lucinda Williams, Barbara Jones y Martha Hudson - Roma 1960

Roma 1960, relevos 4x100 metros. El cuarteto de Estados Unidos
(I-D) Wilma Rudolph, Lucinda Williams, Barbara Jones y Martha Hudson





Wilma Rudolph

Wilma Rudolph posa con sus tres medallas de oro



Era la primera mujer norteamericana en ganar tres medallas de oro en una misma olimpiada. Tras su victoria fue recibida en el Vaticano junto al resto del equipo de EEUU por el papa Juan XXIII.

Tras regresar de los Juegos convertida en una heroína nacional se celebró un desfile de bienvenida en su ciudad natal, Clarksville, en el que participaron negros y blancos sin ninguna segregación, en contra de lo que era habitual. El desfile de homenaje a Wilma Rudolph se recuerda como el primer acontecimiento multirracial que se llevó a cabo en esta ciudad.

Ella se comprometió además a participar en todas las protestas que se hicieran hasta acabar con las injustas leyes de segregación racial que imperaban en el Sur.

Tras los Juegos de Roma siguió compitiendo a gran nivel. En 1961 participó en una gira por diversos países de Europa, donde tenía muchísimos fans. Los franceses la llamaron 'La Perle Noire', y los italianos 'La Gazella Nera'.



Wilma Rudolph

Wilma Rudolph durante una competición en el Madison
Square Garden de Nueva York (17 Feb. 1961)



John F. Kennedy, Wilma Rudolph con su madre y el vicepresidente Lyndon Johnson

Recibida en la Casa Blanca. Wilma Rudolph, acompañada por su madre, habla con el
presidente John F. Kennedy y el vicepresidente Lyndon Johnson (14 de abril de 1961)



Ralph Boston, Cassius Clay y Wilma Rudolph

En una cafetería de la TSU está Wilma Rudolph junto al boxeador
Cassius Clay y al saltador de longitud Ralph Boston (1961)



Precisamente en esta gira consiguió igualar en Moscú el record mundial de 100 metros con 11.3 y cuatro días más tarde logró batirlo en Stuttgart, donde hizo 11.2, convirtiendose en la mujer más rapida del mundo sin discusión. Ese año 1961 recibió el Sullivan Award, el premio más importante que se concede en Estados Unidos al mejor atleta del año.

En 1962 y pese a tener solo 22 años, decidió retirarse del atletismo. Su despedida fue en un encuentro atlético entre Estados Unidos y la Unión Soviética que tuvo lugar en las instalaciones de la Universidad de Stanford. Allí Wilma ganó en los 100 metros y en los relevos 4 x 100 m.

Posteriormente se dedicó a luchar por la igualdad de la comunidad afroamericana estadounidense y por la integración de la mujer dentro del mundo del deporte, así como ayudar a los jovenes de las barriadas pobres.

En 1963 fue elegida como como embajadora de buena voluntad en los Juegos de la Amistad celebrados en Dakar, Senegal.

También en 1963 se casó con Robert Eldridge, su novio desde el instituto, y con él ya había tenido una hija llamada Yolanda en 1958. Tuvieron otros tres hijos: Djuanna (1964), Robert Jr. (1965), y Xurry (1971). Más tarde se divorciaron.



Wilma Rudolph con sus hijos

Wilma Rudolph con sus tres hijos Yolanda, Djuana y
Robert en el aeropuerto de Nashville (1969)



Tras su retirada de las pistas regresó a vivir a Clarksville, y tras acabar sus estudios universitarios dio clases en la escuela donde había estudiado de niña, y además fue entrenadora de atletismo en el instituto. Sin embargo la vida en una ciudad pequeña y tan conservadora le resultaba aburrida.

Posteriormente vivió en diversos lugares como Indiana, Maine o Detroit, donde trabajaba de entrenadora. Tambien la llamaban de muchas escuelas y universidades para que fuera a dar charlas y conferencias, e hizo de comentarista deportiva para la televisión.

En 1967 el vicepresidente Hubert Humphrey la invitó a participar en un programa llamado "Operation Champion", dedicado a promover la practica del deporte entre los jovenes de los ghettos de las grandes ciudades.



Wyomia Tys, Edith McGuirre, Frederick Humphries, Ed Temple y Wilma Rudolph

Imagen de 1978 durante una cena homenaje en la TSU. Sentados están
el entrenador Ed Temple y Wilma Rudolph. De pie están Wyomia Tys y
Edith McGuirre, junto al rector de la TSU Frederick Humphries



También puso en marcha la Fundación Wilma Rudolph, dedicada a ayudar a los jovenes a traves del deporte, dandoles entrenamiento gratuito y organizando competiciones.

En 1977 publicó su autobiografía, titulada "Wilma Rudolph on track", que tuvo bastante éxito. Basándose en ella, la cadena NBC hizo una película para la televisión titulada "Wilma", y donde el papel protagonista lo interpretaba la actriz Shirley Jo Finney. Como curiosidad decir que un joven de 18 años llamado Denzel Washington debutó como actor en esta película, haciendo del marido de Wilma, Robert Eldridge.



Florence Griffith-Joyner y Wilma Rudolph

Florence Griffith-Joyner y Wilma Rudolph



Wilma pasó sus ultimos años dedicada a trabajar en su Fundación de ayuda a los chicos con problemas, y recibió todo tipo de premios y homenajes.

La vida de Wilma Rudolph se truncó prematuramente el 12 de noviembre de 1994, con solo 54 años, a causa de un tumor cerebral. Murió en su hogar de Nashville, tras haber pasado los ultimos meses en varios hospitales desde que le fue diagnosticada la enfermedad.



Wilma Rudolph

Wilma Rudolph

17 de febrero de 1994. Wilma Rudolph fue despedida en Clarksville
con todos los honores de una heroína nacional y un ejemplo para
la juventud. Abajo su hija Yolanda con una foto de su madre



Leroy Walker, presidente del Comité Olímpico de Estados Unidos declaró entonces:



"All of us recognize that this is obviously a tremendous loss. Wilma was still very much involved with a number of Olympic programs. It's a tragic loss. She was struck with an illness that, unfortunately, we can't do very much about"




En 1997 el gobernador Don Sundquist decretó que el 23 de junio sería a partir de entonces el Día de Wilma Rudoph en Tennessee.

Creo que la vida de Wilma Rudolph es un ejemplo de lucha y superación, de como las mayores dificultades pueden ser superadas con voluntad, coraje y deteminación, y también de generosidad, pues se retiró prematuramente del atletismo donde era una gran estrella para dedicarse a ayudar a los demás, alejada de de toda pretensión de creerse superior a los demás. Es por ello también un ejemplo de honestidad y discrección.



Wilma Rudolph














Mujeres Rápidas - Página Principal