mujeres rápidas           girls on stage - octubre rojo - mujeres riot - bonito cadaver - olympic beauty - krisztina egerszegi fansite



Mujeres Rápidas







ATLETAS

A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

K

L

M

N

O

P

Q

R

S

T

U

V

W

X

Y

Z

 

 

 

 





Biografías

Marion Jones
Cathy Freeman
Gail Devers
Merlene Ottey
Florence Griffith
Evelyn Ashford
Silke Gladisch
Marlies Göhr
Valerie Brisco
Marita Koch
Annegret Richter
Renate Stecher
Irena Szewinska
Wyomia Tyus
Wilma Rudolph
Elizabeth Cuthbert
Marjorie Jackson
Fanny Blankers-Koen
Helen Stephens
Stanislawa Walasiewicz
Elizabeth Robinson



Competiciones

Juegos Olímpicos
Campeonato del Mundo
Copa del Mundo
Final Mundial de la IAAF
Mundiales Indoor
Mundiales Junior
Mundiales Juveniles
Campeonato de Europa
Europeos Indoor
Superliga Europea
Europeos Sub-23
Europeos Junior
Campeonato de África
Campeonato de Asia
Camp. de Sudamérica
Commonwealth Games
Juegos Panamericanos
Juegos del Mediterráneo
Juegos Asiáticos
Juegos Africanos
Universiada
Goodwill Games
Camp. Iberoamericano
Campeonato de España
Campeonato de EEUU
Campeonato NCAA



Récords y estadísticas

Récords Actuales
Récords Actuales Indoor
Récords Progresión

Ranking de 100 metros
Ranking de 200 metros
Ranking de 400 metros
Ranking 4 x 100 metros
Ranking 4 x 400 metros

Rankings anuales 100 m
Rankings anuales 200 m
Rankings anuales 400 m

Rankings de España




Contact Me





Merlene Ottey



Jamaica MERLENE OTTEY





Merlene Ottey nació en Cold Spring (Hanover, Jamaica) el 10 de mayo de 1960. Era la cuarta de los siete hijos del matrimonio de Hubert y Joan Ottey. En su etapa escolar competía con frecuencia en carreras locales.

Uno de los acontecimientos que la marcó en su adolescencia fue ver por televisión los Juegos Olímpicos de Montreal 76, donde el jamaicano Donald Quarrie se proclamó campeón olímpico de 200 metros, convirtiéndose en un ídolo para todos los jamaicanos.

En 1979 Ottey emigró a Estados Unidos tras recibir una beca de la Universidad de Nebraska, donde estudiaría y competiría en el equipo de atletismo. Ese mismo año participó en su primera competición internacional, los Juegos Panamericanos de San Juan de Puerto Rico, donde ganó una medalla de bronce en los 200 metros y una de plata con el equipo de relevos 4x100 metros.



Merlene Ottey

Merlene Ottey compitiendo para la Univeridad de Nebraska (1983)



En los Juegos Olímpicos de Moscú 80 consiguió su primer gran éxito al ganar el bronce en los 200 metros, solo superada por la alemana oriental Bärbel Wöckel y por la soviética Natalya Bochina. Con esto se convirtió en la primera mujer jamaicana de la historia en ganar una medalla olímpica. Al regresar a su país fue recibida como una heroína nacional y distinguida con numerosos premios y homenajes.

En los Juegos de la Commonwealth de 1982 que se celebraron en Brisbane, Australia, consiguió su primera medalla de oro al ganar los 200 metros, por delante de la gran velocista británica Kathy Smallwood. También ganó la plata en los 100 metros y el bronce en los relevos 4x100 metros.



Helsinki 1983, final de los 200 metros

Helsinki 1983, final de los 200 metros. Marita Koch (calle 6) gana la medalla de oro,
mientras Merlene Ottey (calle 7) se lleva la plata y Kathy Smallwood (calle 3) el bronce



En 1983 se disputaron en Helsinki los primeros Campeonatos del Mundo de Atletismo, donde Ottey ganó la plata en los 200 metros tras la intocable alemana Marita Koch, y el bronce en los relevos 4x100 metros. Además fue cuarta en los 100 metros.



Los Angeles 1984 - Alice Brown, Evelyn Ashford y Merlene Ottey

Los Angeles 1984, podium de los 100 metros
(I-D) Alice Brown, Evelyn Ashford y Merlene Ottey



Los Angeles 1984, final de los 200 metros

Los Angeles 1984, final de los 200 metros. Valerie Brisco-Hooks se impone con claridad a su
compatriota Florence Griffith (calle 4), mientras la jamaicana Merlene Ottey (calle 2)
es tercera superando por muy poco a la británica Kathy Cook (calle 3)



En 1984 obtuvo su licenciatura en Arte por la Univeridad de Nebraska, y contrajo matrimonio con el vallista estadounidense Nathaniel Page, de quien se divorciaría poco tiempo después. Acudió a los Juegos Olímpicos de Los Angeles 84, donde ausentes las alemanas orientales, Ottey fue la única capaz de hacer sombra a las velocistas estadounidenses. Logró dos medallas de bronce, en 100 y 200 metros.

1985 fue un año importante para ella pues aunque no hubo grandes competiciones, logró pulverizar sus registros personales. El 28 de abril bajó por primera vez de los 11 segundos en los 100 metros en Walnut, California, con 10.92 que sería la segunda mejor marca mundial del año tras los 10.86 de Marlies Göhr. A lo largo de su carrera Ottey bajaría de los 11 segundos en 67 ocasiones (la última en 2000), más que ninguna otra atleta. Poco después, durante los campeonatos de EEUU en Indianápolis consiguió bajar por vez primera de los 22 segundos en los 200 metros, con 21.93. En esa época los campeonatos de EEUU eran "abiertos", es decir, que podían participar atletas de otras nacionalidades.

En los mundiales de Roma 87 de nuevo sumó dos medallas de bronce, en 100 y 200 metros. Por esa época ya se la empezaba a conocer por el apelativo de "Miss Bronce", ya que casi siempre acababa tercera en las grandes competiciones, fueran cuales fueran sus rivales.



Merlene Ottey, Roma'87

Corriendo los 200 metros en los Mundiales de Roma 1987



En sus terceros Juegos Olímpicos, los de Seúl 88, a diferencia de los anteriores no consiguió subir al podio, pese a quedarse muy cerca. Fue eliminada en los cuartos de final de los 100 metros, algo impropio de ella, y acabó cuarta en la final de 200 metros más rápida y cara de la historia. Fue la carrera en la que Florence Griffith-Joyner hizo su estratosférico registro de 21.34, mientras que los 21.99 de Ottey, pese a tratarse de una marca excepcional, la dejaron fuera del podio. Nunca cuatro mujeres habían bajado de los 22 segundos en una misma carrera, y nunca ha vuelto a suceder.



Seúl 1988, semifinal de los 200 metros

Seúl 1988, semifinal de los 200 metros. Merlene Ottey
corriendo junto a Florence Griffith-Joyner y Katrin Krabbe



Auckland 1990 - Merlene Ottey, victoria en 100 m

Auckland 1990 - Merlene Ottey, victoria en los 100 metros



En 1989 su principal logro fue el título de los 200 metros en los mundiales de pista cubierta, celebrados en Budapest, donde también fue tercera en los 60 metros.

En 1990 batió sus mejores marcas personales y por primera vez acabó el año liderando el ranking mundial tanto en 100 como en 200 metros. En la prueba corta destacaron los 10.78 conseguidos en Sevilla, mientras que en el doble hectómetro hizo 21.66 en Zurich. De este modo se convertía en la segunda mujer más rápida de la historia, solo por detrás de Florence Griffith-Joyner, que se había retirado tras los Juegos de Seúl.

El 3 de marzo de 1991 batio en Sildenfingen, Alemania, el récord mundial de los 200 metros en pista cubierta con 22.24. Una semana después ganaba en Sevilla el título mundial indoor en esta distancia, curiosamente también con 22.24, igualando así su récord.

Ya en agosto, en los mundiales al aire libre de Tokio 91, tenía una gran oportunidad de abandonar por fin su papel de segundona. Sin Griffith-Joyner, ni Gladisch, y con Ashford en horas bajas, parecía tener el camino despejado tanto en 100 como en 200 metros. De hecho Ottey llevaba imbatida en el hectómetro desde el 9 se septiembre de 1987 (si exceptuamos las eliminatorias de los 100 metros en Seúl 88) y desde el 20 de mayo de 1989 en los 200 metros.

Sin embargo en Tokio se topó con una nueva estrella, la alemana Katrin Krabbe, que sorprendió a todo el mundo haciendo el doblete en las dos distancias, mientras Ottey solo podía obtener sendos metales de bronce. Se quebraba así una racha de 57 victorias consecutivas en los 100 metros y de 34 en los 200 metros.

Krabbe sería una estrella efímera, ya que a principios de 1992 se vio envuelta en un escándalo de dopaje que la apartó definitivamente de las pistas. Al menos Ottey tuvo la gran alegría de ganar con el equipo jamaicano el oro en los relevos 4x100 metros, junto a sus compatriotas Dahlia Duhaney, Juliet Cuthbert, y Beverly McDonald. Fue una gran sorpresa, facilitada por el fiasco de las estadounidenses en semifinales. Era la primera medalla de oro para Ottey en unos mundiales.

Pese a ser derrotada en Tokio, acabó por segundo año consecutivo liderando los rankings de 100 y 200 metros. En concreto en los 200 metros hizo en Bruselas, poco después de los mundiales, la que sería la mejor marca de su vida en esta prueba, con 21.64, que en la actualidad sigue siendo la tercera mejor marca mundial de todos los tiempos, tras los 21.34 de Griffith-Joyner y los 21.62 de Marion Jones.

El 14 de febrero de 1992, en la pista del Palacio de los Deportes de Madrid, consiguió batir el récord mundial de los 60 metros bajo techo con 6.96, siendo la primera mujer en romper la barrera de los 7 segundos. El anterior récord lo poseía la holandesa Nelli Cooman con 7.00 desde 1986, hecho en la misma pista madrileña.

Ya en el verano, los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 de nuevo parecía que eran su oportunidad de resarcise y ganar alguna medalla de oro individual, pues partía como clara favorita tanto en 100 como en 200 metros. Había sido la mejor velocista del mundo desde la retirada de Florence Griffith, y de hecho pocos días antes de los Juegos acreditó en Salamanca una marca de 10.80. Ni siquiera estaba presente su bestia negra de Tokio, Katrin Krabbe.

Sin embargo en Barcelona la gran cita se le volvió a atragantar, y solo acabó quinta en la final de 100 metros más apretada de la historia, batida por rivales aparentemente inferiores, como la sorprendente campeona olímpica Gail Devers, o su misma compatriota Juliet Cuthbert, que fue plata. En los 200 metros le fueron algo mejor las cosas, pero no pasó del bronce, al igual que en Moscú 80 y Los Angeles 84. El apelativo de "Miss Bronce" con el que ya se le conocía estaba de sobra justificado. Para colmo en los relevos 4x100 metros, donde Jamaica llegaba como campeona del mundo, esta vez ni siquiera pudieron concluir la prueba debido a la lesión de su segunda relevista Juliet Cuthbert.



Barcelona 1992, final de los 100 metros

Barcelona 1992, final de los 100 metros. Corriendo por la calle 2 la estadounidense Gail
Devers dio la sorpresa imponiéndose a la favorita Merlene Ottey (calle 4) que solo acabó 5ª
A Devers la compañaron en el podio Juliet Cuthbert (calle 3) e Irina Privalova (calle 6)



El 13 de febrero de 1993 realizó una de sus mayores proezas al correr en Lievin, Francia, los 200 metros en pista cubierta en 21.87, pulverizando su propio récord mundial y siendo la primera en bajar de los 22 segundos bajo techo.

Por fin llegaron los mundiales de Stuttgart 93, donde después de tantos años pudo experimentar lo que se siente al subir a lo más alto del podio en una gran cita. Fue en los 200 metros, donde batió por apenas 2 centésimas a la campeona olímpica de Barcelona Gwen Torrence.



Sttutgart 1993, final de 200 metros

Sttutgart 1993, final de los 200 metros. Merlene Ottey (calle 4)
se impone en la misma línea de meta sobre Gwen Torrence (calle 6)



Pero tampoco la alegría fue completa para Merlene Ottey en Stuttgart. Tres días antes se había celebrado la final de los 100 metros con un final aun más apretado, pero esta vez la suerte no favoreció a Ottey. Tra varios minutos de incertidumbre el video-finish reveló que Gail Devers habia batido a Ottey por... ¡¡¡una milésima de segundo!!! (10.811 Devers por 10.812 Ottey)

En 1994 no hubo competiciones importantes. Su mejor resultado fue un primer lugar en los 200 metros de la Copa del Mundo de Londres, mientras que en la reunión de París conseguía una marca de 10.78 en 100 metros, igualando su plusmarca personal.

En marzo de 1995, se proclamó en Barcelona por primera vez campeona mundial de los 60 metros bajo techo, prueba de la que era plusmarquista mundial.

Ya en el mes de agosto, en los mundiales al aire libre de Götteborg, la cosa fue más o menos bien, aunque nada la libró de ser derrotada otra vez en los 100 metros, ahora por una vieja conocida, Gwen Torrence, que pese a no ser especialista en el sprint corto estaba ahí para evitar que Ottey ganara alguna vez el oro en los 100 metros. Logro resarcirse en los 200 metros, donde revalidó su título de dos años antes en Stuttgart, por delante de las rusas Irina Privalova y Galina Malchugina.



Götteborg 1995 - Merlene Ottey

Götteborg 1995 - Merlene Ottey



Merlene Ottey y Gail Devers

Milán 1996 - Merlene Ottey gana en los 100 metros frente a Gail Devers



Los de Atlanta 96 eran sus cuartos Juegos Olímpicos, y tenía ya 36 años, una edad infrecuente en las velocistas de alto nivel. Pese a todo llegaba como la principal favorita en los 100 metros y tenía posibilidades serias también en los 200 metros. Nuevamente la mala suerte la acompañó en la final de 100, y al igual que en Sttutgart 93 fue derrotada por Gail Devers sobre la misma línea de meta. El tiempo para ambas fue de 10.84, pero Gail Devers pudo celebrar su segundo título olímpico mientras Ottey volvía a probar el amargo sabor de la derrota, en la que quizás era su última gran oportunidad.

Intentaría resarcirse en los 200 metros, donde era campeona mundial. Su principal rival era la francesa Marie-José Perec, que tras haber ganado los 400 metros buscaba un historico doblete emulando a Valerie Brisco-Hooks. Y ni siquiera el cansancio de tantas carreras pudo con Perec, que ganó el oro de los 200 y volvió a dejar a Ottey con otra medalla de plata, preguntándose quizá si alguna maldición pesaba sobre ella. Entre "Miss Bronce" y "Miss Plata" poca diferencia había.



Atlanta 1996, final de los 200 metros

Atlanta 1996, final de los 200 metros. Marie-José Perec suma su segunda medalla de oro tras
haber ganado los 400 metros. Merlene Ottey volvía a ser derrotada en una gran final


Atlanta 1996 - Merlene Ottey

Atlanta 1996. Aunque la medalla parezca de oro... no es de oro
La cara es el espejo del alma



Poco después de los Juegos, en la reunión de Milán, realizó la que es la mejor marca de su vida en los 100 metros: 10.74. En aquel momento esta era la segunda mejor marca mundial de la historia, solo por detrás de los estratosféricos 10.49 de Florence Griffith en 1988. Hoy en día es la cuarta, pues ha sido superada también por Marion Jones (10.65) y por la plusmarquista europea Christine Arron (10.73). Nuevamente Ottey demostraba que era la más rápida... hasta que llegaban las grandes competiciones, tras las cuales volvía de nuevo a ser la más rápida.

En los Campeonatos Mundiales de 1997 en Atenas, obtuvo, como no, una nueva medalla de bronce en los 200 metros con 22.40, mientras que fue séptima en la final de 100. Este año obtuvo su última gran marca en los 100 metros al correr esta distancia en 10.83 en Bruselas, la tercera mejor del mundo ese año.



Merlene Ottey

Merlene Ottey en la gala anual organizada por la IAAF de 1997



Cuando muchos pronosticaban ya su retirada, en 1998 se trasladó a vivir a Eslovenia, donde empezó a entrenar con Srdjan Djordjevic.

Sin embargo en 1999 se vio envuelta en un oscuro y nunca bien aclarado episodio de dopaje. A pocos días de comenzar el mundial de atletismo de Sevilla, saltó la noticia de que la jamaicana había dado positivo por nandrolona en una reunión disputada el 5 de julio en Lucerna, Suiza. Inmediatamente fue suspendida por dos años, la sanción habitual, lo que le impidió competir en Sevilla. Parecía que esto significaba el final de su carrera. Sin embargo Ottey se defendió duramente y denunció que se trataba de un grave error y que ella era inocente. El caso es que pocos meses después la comisión de arbitraje de la IAAF levantó la suspensión por "falta de pruebas" y Ottey pudo volver a competir con las miras puestas en disputar sus sextos Juegos Olímpicos.

El 30 de agosto de 2000, con cuarenta años cumplidos, hizo en Tesalónica, Grecia, 10.99 en los 100 metros, la última vez que consiguió bajar la barrera de los 11 segundos. Con tan buen estado de forma, no resultó demasiado extraño que disputara sus sextos Juegos Olímpicos en Sydney 2000.

El problema es que en las pruebas de selección de Jamaica para acudir a los Juegos, ella solo obtuvo la cuarta posición en los 100 metros (por esa ápoca ya había abandonado los 200), y según las reglas de la federación jamaicana solo las tres primeras se clasificaban para ir a los Juegos, sin margen a la discreccionalidad. Ottey solo podría por tanto participar en la prueba de relevos. Sin embargo, en una muy polémica decisión, la Federación Jamaicana de Atletismo (JAAA) optó por incluir a Ottey en lugar de la campeona nacional Peta-Gaye Dowdie, que era quien se había ganado la plaza. Muchos se quejaron de la injusticia, e incluso en la propia Villa Olímpica de Sydney algunos atletas jamaicanos organizaron protestas para expulsar a Ottey. Veían en ella a un icono que envejecía y que utilizaba su influencia para usurpar la plaza de una atleta más joven pero igualmente digna como Dowdie. Sin embargo finalmente las protestas no lograron alterar la decisión.



Sydney 2000 - Merlene Ottey

Sydney 2000, Merlene Ottey corriendo las series de los 100 metros



En lo que respecta a la competición olímpica, lo que ya no parecía tan claro es que Ottey tuviese opciones de ganar medalla alguna. Y lo cierto es que la ganó. No fue en los 100 metros, pese a que la rozó con la punta de los dedos, pues una sola centésima le separaron de la medallista de bronce Tanya Lawrence, también jamaicana... Tampoco en los 200 metros, donde no participó, pero sí en los relevos 4x100 metros donde Jamaica acabó segunda por detras de las sorprendentes bahameñas, en una final de claro sabor caribeño. Junto a Ottey integraban el cuarteto Tanya Lawrence, Veronica Campbell y Beverly McDonald. Era la séptima medalla olímpica para Ottey, aunque ninguna fuera de oro.

Tras la controversia relacionada con su participación en Sydney, Ottey declaró que no volvería a participar en más competiciones representando a Jamaica. De hecho renunció a acudir a los mundiales de Edmonton en 2001.

En 2003 participó en sus últimos mundiales, en Paris St. Denis donde se quedó en las semifinales de los 100 metros y en cuartos de final de los 200 metros. Lo llamativo es que participó no en representación de Jamaica, sino de... Eslovenia. Efectivamente, en mayo de 2002 obtuvo la ciudadanía de este país y pasó a competir con su nueva nacionalidad.



Atenas 2004 - Merlene Ottey

Atenas 2004 - Merlene Ottey representando a Eslovenia



Si su participación en Sydney 2000 con 40 años cumplidos ya había sido un raro ejemplo de longevidad, lo de participar con 44 en los Juegos de Atenas 2004 (¡¡sus séptimos Juegos Olímpicos!!), casi parecía una broma. Y participó. De hecho, pocas semanas antes de la cita olímpica había logrado correr los 100 metros en Lieja en unos más que estimables 11.09

De su actuación en Atenas decir que se quedó a un pasó de disputar una nueva final olímpica en los 100 metros, enfrentándose a rivales que la mayoría podrían ser perfectamente sus hijas. Fue quinta en su semifinal con 11.21 y sólo se clasificaban las cuatro primeras. En la prueba de 200 metros por contra fue eliminada en cuartos de final, como ya le había ocurrido en los mundiales de un año antes en París.

Merlene Ottey fue la reina de las pistas durante veinte años, y paseó su esbelta y potente figura por las pistas de todo el mundo, especialmente en Europa. En su haber tiene siete medallas olímpicas y catorce en campeonatos del mundo al aire libre, más que ningún otro atleta, sea mujer u hombre. Es la cuarta mujer más rápida de la historia en 100 metros y la tercera en los 200.

De su relación con España podemos decir que corrió muchas veces en nuestro país, y que aquí realizó varias de sus mejores carreras, ya fuera en Sevilla, en Barcelona, en Salamanca o en Vigo. Además durante varios años perteneció al equipo español Larios, y siempre ha declarado que le encanta España.



Merlene Ottey   Merlene Ottey

Merlene Ottey. A la izquieda con la camiseta del club español Larios, el club
al que perteneció durante varios años. A la derecha en el Meeting de
Madrid de 2004, una de sus últimas carreras en España



Actualmente Ottey tiene 47 años. El pasado año participó en los Campeonatos de Europa de Götteborg, llegando a las semifinales en los 100 metros, lo cual habla de su increíble tenacidad, y también, por qué no decirlo, del discreto nivel general del atletismo europeo.

¿La veremos en Beijing 2008?




Merlene Ottey
















Mujeres Rápidas - Página Principal