mujeres rápidas           girls on stage - octubre rojo - mujeres riot - bonito cadaver - olympic 88 - krisztina egerszegi fansite


Mujeres Rápidas




Marion Jones



Estados Unidos MARION JONES





ATLETAS

A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

K

L

M

N

O

P

Q

R

S

T

U

V

W

X

Y

Z

 

 

 

 





Biografías

Marion Jones
Cathy Freeman
Marie-Jose Perec
Gail Devers
Gwen Torrence
Merlene Ottey
Florence Griffith
Evelyn Ashford
Silke Gladisch
Marlies Göhr
Valerie Brisco
Marita Koch
Annegret Richter
Renate Stecher
Irena Szewinska
Wyomia Tyus
Wilma Rudolph
Elizabeth Cuthbert
Marjorie Jackson
Fanny Blankers-Koen
Helen Stephens
Stanislawa Walasiewicz
Elizabeth Robinson



Competiciones

Juegos Olímpicos
Campeonato del Mundo
Copa del Mundo
Final Mundial de la IAAF
Mundiales Indoor
Mundiales Junior
Mundiales Juveniles
Campeonato de Europa
Europeos Indoor
Superliga Europea
Europeos Sub-23
Europeos Junior
Campeonato de África
Campeonato de Asia
Camp. de Sudamérica
Commonwealth Games
Juegos Panamericanos
Juegos del Mediterráneo
Juegos Asiáticos
Juegos Africanos
Universiada
Goodwill Games
Camp. Iberoamericano
Campeonato de España
Campeonato de EEUU
Campeonato NCAA



Récords y estadísticas

Récords Actuales
Récords Actuales Indoor
Récords Nacionales
Récords Progresión

Ranking de 100 metros
Ranking de 200 metros
Ranking de 400 metros
Ranking 4 x 100 metros
Ranking 4 x 400 metros

Rankings anuales 100 m
Rankings anuales 200 m
Rankings anuales 400 m

Rankings de España




Contact Me







Con su deslumbrante aleación genética, Marion Jones sólo necesitaba un pretexto para ser la más rápida. Y lo encontró: debía fugarse, a la carrera, de una familia rota en la que únicamente congenió con su padrastro, Ira Toler.

La hija de Marion Toler y George Jones nació el 12 de Octubre de 1975 en Los Angeles, California. Se crió en un hogar convulso, y cuando tenía cuatro años, su padre se marchó para siempre. La pequeña Marion tampoco sintonizó con su madre, así que creció dando bandazos.

Por obra y gracia de una lujosa fibra muscular, rebotó entre el atletismo y el baloncesto. Empezó corriendo, y con 15 años sus tiempos ya estaban entre los 20 mejores del mundo. Incluso estuvo a punto de acudir a los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, pues aunque la eligieron como suplente del relevo 4x100 metros, renunció a acudir.

Sin embargo, se pasó a las canastas. En 1994 fue campeona nacional universitaria de baloncesto con Carolina de Norte, un lugar donde las iniciales M.J. significaron siempre Michael Jordan.



Marion Jones

Jugando al baloncesto en North Carolina



Regresó al atletismo, donde ganaba carreras donde y como quería. Su explosión definitiva llegó en 1997, cuando en su primera participación en unos mundiales, los de Atenas, se proclamó campeona en los 100 metros y en los relevos 4x100 metros. Además sus registros de ese año causaron impresión: 10.76 en los 100 metros, la tercera mejor marca mundial de todos los tiempos igualda nada menos que con la mítica Evelyn Ashford, y 21.74 en los 200 metros, séptima marca de siempre y que la situaban a la misma altura de las no menos conocidas Marlies Göhr y Silke Möller. Sólo tenía 22 años y muchos la veían ya en disposición de asaltar los estratosféricos récords de Florence Griffith-Joyner, hasta entonces considerados imposibles de superar.

En 1998 se casó con el lanzador de peso C.J. Hunter, a quien conoció cuando entrenaba en la Universidad de Carolina del Norte, y que al año siguiente se proclamó en Sevilla 99 campeón mundial de lanzamiento de peso.



Johannesburgo 1998- Marion Jones

Johannesburgo 1998 - Marion Jones



Marion Jones y Haile Gebresselassie

Gala anual de la IAAF de 1998 en Mónaco
Marion Jones y Haile Gebresselassie, elegidos los mejores atletas del año



Precisamente en 1998, durante la Copa del Mundo de Johannesburgo, en Sudáfrica, Marion hizo en el transcurso de dos días las que a la postre serían las mejores marcas de su vida: 10.65 en los 100 metros, la segunda mejor marca mundial de todos los tiempos solo por detrás de los 10.49 de Florence Griffith-Joyner, y 21.62 en los 200 metros, tambien la segunda marca de siempre tras los 21.34 de Griffith. Por si fuera poco ese mismo año salto 7.31 en longitud, líder mundial del año y séptima de siempre. Era la atleta de moda, y le llovían los contratos publicitarios.

En los mundiales de Sevilla 99 Marion Jones buscaba lo que nadie antes había logrado: conseguir el triunfo en cuatro pruebas (100 y 200 metros, salto de longitud y relevos 4x100 metros). Llevaba durante toda esa temporada demostrando que era la auténtica reina de la velocidad, y no fallo en la final de los 100 metros, sumando su primer oro con una marca sobresaliente: 10.70, récord de los campeonatos.

Pero a partir de ahí las cosas se torcieron para la californiana. Primero en el salto de longitud, donde solo pudo obtener la medalla de bronce. Jones era todo velocidad y potencia, pero para la longitud hacía falta algo más: la técnica, y de ahí andaba bien escasa.

Y luego vino lo peor. Posiblemente una temporada cargada de pruebas, así como el exceso de los mundiales, acabaron por romperla en las semifinales de los 200 metros. Jones encaraba la recta final en tercera posición y tras sufrir un pinchazo en su espalda caía al suelo fulminada. La que estaba llamada a ser la gra reina de los campeonatos terminaba por abandonarlos antes de tiempo y en camilla.



Sevilla 1999 - Marion Jones. Victoria en los 100 metros

Sevilla 1999 - Marion Jones. Victoria en los 100 metros
A la izq. Christine Arron, de Francia. A la derecha Melanie Paschke, de Alemania



Sevilla 1999 - Marion Jones

Sevilla 1999 - Marion Jones. Una lesión la deja fuera en los 200 metros



Tres medallas de oro, dos de ellas con triunfos avasallantes en los 100 y los 200 metros, deberían haber sido más que suficientes para convertir a Marion Jones en la gran figura del atletismo de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Y aunque la estadounidense acaparó toda la atención, sus victorias se alternaron con derrotas, y pese a sus tres preseas doradas, dejó una sensación agridulce, de "pudo ser y no fue". Probablemente cometió el error de proclamar a los cuatro vientos que ganaría cinco medallas de oro en la cita olímpica.

La actuación de Jones se convirtió en el atractivo central del atletismo, y casi también de los Juegos Olímpicos.

Ganó la medalla de oro en los 100 metros de forma apabullante con 10.75 y nada menos que 37 centésimas de segundo sobre la segunda clasificada, Ekaterini Thanou de Grecia, la mayor ventaja en la historia de los Juegos en el sprint.



Sydney 2000, final de 100 metros


Sydney 2000, final de 100 metros


Sydney 2000, final de 100 metros

Sydney 2000, final de los 100 metros. Marion Jones consigue la primera de sus tres medallas de oro en estos juegos. La plata es para la griega Ekaterini Thanou y el bronce para la jamaicana Tanya Lawrence





Sydney 2000, 200 metros

Sydney 2000, final de 200 metros. Triunfo para Marion Jones y segunda
la bahameña Pauline Davis-Thompson(d.)



Sydney 2000, 200 metros

Sydney 2000, Marion Jones



Sydney 2000 - Pauline Davis-Thompson, Marion Jones y Susanthika Jayasinghe

Sydney 2000, Podium de los 200 metros
(I-D) Pauline Davis-Thompson, Marion Jones y Susanthika Jayasinghe



Sydney 2000, Heike Drechsler y Marion Jones

Sydney 2000, Salto de longitud. Heike Drechsler medalla
de oro y Marion Jones medalla de bronce



Sydney 2000, Marion Jones, Monique Hennagan, Jearl Miles-Clark y LaTasha Colander

Sydney 2000, relevos 4x100 metros. Triunfo de Estados Unidos
(I-D) Marion Jones, Monique Hennagan, Jearl Miles-Clark y LaTasha Colander



No menos contundente fue su triunfo en los 200 metros con 21.84, la mejor marca mundial del año, y muy por delante de todas sus rivales. Segunda fue la bahameña Pauline Davis-Thompson (22.27) y tercera la sorprendente corredora de Sri Lanka Susanthika Jayasinghe (22.28)

El salto de longitud era sin duda la prueba más dificil para ella, pues sus limitaciones técnicas eran evidentes. Pese a que las marcas del concurso fueron discretas, al final tuvo que conformase únicamente, como en los mundiales de Sevilla, con la medalla de bronce. El triunfo correspondió a la incombustible alemana Heike Drechsler, a sus 36 años, cuyo salto de 6.99 le bastó para ganar su segundo oro en esta prueba, tras el logrado en Barcelona 92.

En los relevos las cosas fueron bien en el 4x400 metros, haciendo una última posta fenomenal y ganando las americanas el oro por delante de jamaicanas y rusas, aunque eso sí con una marca discreta a más de siete segundos del récord mundial. Definitivamente eran otros tiempos. El cuarteto yanqui lo completaban Monique Hennagan, LaTasha Colander y Jearl Miles-Clark.

Por contra, en los 4x100 metros las cosas marcharon muchísimo peor. Se sintieron demasiado las ausencias de Gail Devers e Inger Miller, y las americanas sólo terminaron terceras, en una prueba sorprendentemente ganada pro las bahameñas y seguidas por las jamaicanas.

Al final Marion Jones ganó cinco medallas en Sydney, tal y como había pronosticado, aunque sólo tres fueron de oro: 100, 200 y 4x400 metros, añadiendo las dos de bronce en salto de longitud y relevos 4x100 metros.

"No me voy amargada. Tenía posibilidades de ganar cinco medallas de oro y lo intenté. No pudo ser. Pero sé perder", afirmó la estadounidense, quien jamás perdió la sonrisa, ni siquiera cuando el escándalo salpicó a su marido, el lanzador de peso C.J. Hunter, campeón del mundo el año anterior.

Hunter había alegado una lesión de rodilla para no competir en Sydney. Allí se conoció que, en realidad, había dado positivo por nandrolona en varias competiciones antes de los Juegos. Jones aclaró su presencia en la rueda de prensa en la que debía explicarse Hunter. "Vengo aquí en calidad de esposa". Y besó a su marido, como hizo después con sus cinco tesoros metálicos.



Brisbane 2001 - Marion Jones y Zhanna Pintusevich

Goodwill Games de Brisbane 2001 - Marion Jones, victoria en los 100 metros



Edmonton 2001, final de los 100 metros

Edmonton 2001, final de los 100 metros. La ucraniana Zhanna Pintusevich (calle 4) derrotá a la favorita Marion Jones (calle 3) en una llegada muy ajustada



En los mundiales de Edmonton 2001 Marion Jones bucaba su tercer título mundial consecutivo en los 100 metros. Sin embargo sufrió una inesperada derrota a manos de Zhanna Pintusevich, la ucraniana que había sido segunda en Atenas 97. "¿Cómo iba a imaginarme que iba a perder dos carreras de 100 metros en la misma tarde, cuando no había perdido una sola en cuatro años?", dijo tras la carrera.

En 2001 Marion Jones y su marido C.J. Hunter se divorciaron. Luego ella inició una relación con el velocista Tim Montgomery, que en septiembre de 2002 consiguiría batir el récord mundial de 100 metros con 9.78. Por ello se convirtieron en la pareja del momento, la formada por el hombre y la mujer más rápidos del planeta. En ese 2002 los mayores éxitos de Marion Jones fueron el triunfo en los 100 metros de la Copa del Mundo de Madrid, además de acabar el año líder del ranking mundial en 200 metros (22.11 en Bruselas) y segunda en el de 100 metros (10.84 en Mónaco) tras Pintusevich.



Marion Jones - París 2002

Marion Jones - París 2002



Marion Jones y Tim Montgomery, Madrid 2002

Marion Jones y Tim Montgomery en una rueda de prensa previa a la Copa del Mundo de Madrid 2002



En junio de 2003 Marion Jones dio a luz un hijo de Tim Montgomery, y le llamaron Tim jr. Debido a este embarazo Marion se perdió la temporada de 2003, incluyendo los Campeonatos del Mundo de París.

Su intención era prepararse para competir a pleno rendimiento en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Sin embargo varios acontecimientos inesperados hicieron que el panorama se le complicara mucho más de lo previsto.

A mediados de 2003 la organización encargada de luchar contra el dopaje en EEUU, la USADA (United States Anti-Doping Agency) inició una investigación, a raíz de paquete anónimo que les enviaron y que contenía una jeringuilla con restos de un esteroide de nueva generación hasta entonces indetectable, y que recibió el nombre de Tetrahidrogestrinona, popularmente conocido como THG. Además el anónimo apuntó a los laboratorios BALCO (situados en San Francisco) como el origen de la sustancia y dio los nombres de los atletas que la estaban utilizando. Luego se supo que el anonimo que envió la muestra era Trevor Graham, antiguo entrenador de Marion Jones antes de los Juegos de Sydney 2000, además de otros atletas como el propio Tim Montgomery.

La investigación desarrollada fue saliendo adelante. Numerosos testigos e implicados fueron llamados a declarar ante la USADA, entre ellos la propia Jones, aunque a diferencia de Montgomery, no llegó a estar acusada formalmente. No obstante la presión sobre ella y su marido, con todo el revuelo mediático formado a su alrededor, mermó mucho su capacidad de concentración para preparar la temporada y de manera especial los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.



Marion Jones, Sacramento 2004

Marion Jones durante los Olympic Trials de Sacramento 2004



Atenas 2004 - Lauryn Williams y Marion Jones

Atenas 2004 - Marion Jones y Lauryn Williams tras ser descalificado
su equipo en la final de relevos 4x100 metros



En las pruebas de clasificación para los Juegos, disputadas en Sacramento, California, Marion Jones no consiguió clasificarse ni para los 100 ni para los 200 metros, teniendo que conformarse unicamente con competir en salto de longitud y relevos 4x100 metros en la capital griega.

Su actuación en los Juegos fue deprimente, ya que solo consiguió acabar 5ª en salto de longitud, mientras que el equipo norteamericano de relevos fue descalificado al entregar Marion Jones el testigo fuera de la zona.

Por si fuera poco, el escándalo del dopaje que ya la había estado rozando desde hacía tiempo, la salpicó de lleno en diciembre de 2004, cuando Victor Conte, el fundador de los laboratorias BALCO y creador del THG (por lo que sería condenado posteriormente ), declaró en una entrevista a la cadena de televión ABC que Marion Jones había utilizado drogas ilegales procedentes de su laboratorio antes, durante y después de los Juegos de Sydney 2000. Conte dijo además que él mismo le enseñó a utilizarlos y vio cómo se inyectaba dichas sustancias delante suyo.



Marion Jones



A partir de ahí la vida deportiva y personal de Marion Jones fue cuesta abajo. Marion y Tim Montgomery se separaron a comienzos de 2005. Ese año apenas compitió. Solo hizo una carrera el 30 de abril en Fort de France, Martinica, donde venció con 11.28, marca muy discreta. Luego apareció en los Campeonatos de Estados Unidos en Carson City, donde debía buscar la clasificación para los mundiales de Helsinki. Sin embargo ni siquiera llegó a competir. Se echó unas carreras calentando, hizo gesto de dolor y desapareció.

Finalmente Tim Montgomery fue condenado a dos años de sanción por su implicación en el escándalo del dopaje, pues aunque nunca dio positivo en un control, el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) encontró pruebas evidentes contra él. Finalmente decidió retirarse del atletismo. Tambien él llegó a acusar a Jones ante los medios de haberse dopado.

Por su parte Marion Jones, aunque tampoco ha dado nunca positivo y tampoco el TAS ha encontrado pruebas para condenarla, ha visto su reputación por los suelos pues que todo el mundo la señala como una tramposa, hasta el punto de que los organizadores de las reuniones atléticas más importantes de Europa se pusieron de acuerdo para no contratarla, aunque finalmente el boicot no salió adelante.



Marion Jones - Indianápolis 2006

Marion Jones, campeona nacional de 100 metros en 2006



Tras más de un año sin competir, y cuando prácticamente se la daba ya por retirada, reapareció el 13 de mayo de 2006 en una competición celebrada en Veracuz, México, consiguiendo una brillante victoria con 11.06 en los 100 metros. Poco después, y de forma completamente inesperada, logró en Indinápolis su quinto título de campeona de Estados Unidos en los 100 metros con 11.10. Y por si fuera poco, el 14 de julio hizo en Roma un magnífico registro de 10.91, su mejor marca desde 2002 y la segunda mejor del mundo ese año, solo superada por la jamaicana Sherone Simpson.

El 5 de octubre de 2007 Jones admitió ante un tribunal de White Plains, en Nueva York, que se había dopado antes y después de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, y se declaró culpable de haber mentido a los agentes federales durante la investigación del caso BALCO, cuando negó con vehemencia todo consumo de sustancias dopantes. Durante su comparecencia ante los medios a la salida del juzgado, también anunció con lágrimas en los ojos el final de su carrera deportiva.



Marion Jones

5/10/2007 - White Plains, NY. Marion Jones admite ante los medios su culpabilidad en el consumo de esteroides y anuncia su retirada del atletismo



Tras esta confesión, tanto el Comité Olímpico Internacional como la Federación Internacional de Atletismo decidieron desposeer a Jones de sus triunfos ilegítimamente conseguidos, y le exigieron que devolviera las medallas y los premios ganados desde el 1 de septiembre de 2000. Su nombre fue borrado de las listas de ganadores, tanto de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 como de los Campeonatos Mundiales de Edmonton 2001.

El 11 de enero de 2008 se hizo pública la sentencia del juzgado de White Plains, en la que Jones fue condenada a seis meses de prisión por perjurio. Tras conocer el fallo, la atleta lloró amargamente sobre el hombro de su esposo.

El juez Kenneth Karas señaló en el fallo que con esta sentencia se envía un mensaje a los atletas que han utilizado drogas y han prescindido de valores como "el trabajo duro, la dedicación, la labor en equipo y la deportividad". Apuntó además a su función ejemplarizante, ya que "los deportistas tienen un status elevado en la sociedad, inspiran y son modelos para la juventud"

En los ultimos tiempos también se ha especulado en los medios sobre su precaria situación económica y también de que sufre fuertes estadios depresivos




















Mujeres Rápidas















contact me

neike 2011