mujeres rápidas           girls on stage - octubre rojo - mujeres riot - bonito cadaver - olympic beauty - krisztina egerszegi fansite



Mujeres Rápidas







ATLETAS

A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

K

L

M

N

O

P

Q

R

S

T

U

V

W

X

Y

Z

 

 

 

 





Biografías

Marion Jones
Cathy Freeman
Gail Devers
Merlene Ottey
Florence Griffith
Evelyn Ashford
Silke Gladisch
Marlies Göhr
Valerie Brisco
Marita Koch
Annegret Richter
Renate Stecher
Irena Szewinska
Wyomia Tyus
Wilma Rudolph
Elizabeth Cuthbert
Marjorie Jackson
Fanny Blankers-Koen
Helen Stephens
Stanislawa Walasiewicz
Elizabeth Robinson



Competiciones

Juegos Olímpicos
Campeonato del Mundo
Copa del Mundo
Final Mundial de la IAAF
Mundiales Indoor
Mundiales Junior
Mundiales Juveniles
Campeonato de Europa
Europeos Indoor
Superliga Europea
Europeos Sub-23
Europeos Junior
Campeonato de África
Campeonato de Asia
Camp. de Sudamérica
Commonwealth Games
Juegos Panamericanos
Juegos del Mediterráneo
Juegos Asiáticos
Juegos Africanos
Universiada
Goodwill Games
Camp. Iberoamericano
Campeonato de España
Campeonato de EEUU
Campeonato NCAA



Récords y estadísticas

Récords Actuales
Récords Actuales Indoor
Récords Progresión

Ranking de 100 metros
Ranking de 200 metros
Ranking de 400 metros
Ranking 4 x 100 metros
Ranking 4 x 400 metros

Rankings anuales 100 m
Rankings anuales 200 m
Rankings anuales 400 m

Rankings de España




Contact Me





Fanny Blankers-Koen



Holanda FANNY BLANKERS-KOEN





La legendaria velocista holandesa Fanny Blankers-Koen fue considerada en una votación celebrada por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) en 1999 como la mejor atleta femenina del siglo XX. En una emotiva ceremonia realizada en Mónaco en noviembre de ese año, Blankers-Koen recibió su galardón junto al estadounidense Carl Lewis, quien al igual que ella ganó cuatro medallas de oro en la misma olimpiada.



Fanny Blankers-Koen y Carl Lewis

Carl Lewis posando con Fanny Blankers-Koen en 1999 cuando
fue elegida la mejor atleta del siglo XX



Fanny siempre fue muy modesta sobre sus logros: "Cuando pienso en todas las grandes atletas de este siglo y en la gente joven que lo está haciendo tan bien, debo decir que estoy sorprendida, pero muy halagada también por este premio", añadió en aquella oportunidad.

En su página web, la IAAF la define como "la mejor atleta femenina de todos los tiempos"

Fanny falleció el 25 de enero de 2004 a los 85 años de edad en Hoofdorp, localidad cercana a La Haya. A su muerte, el actual presidente Lamine Diack dijo que "el mundo entero del atletismo está de luto por la desaparición de esta gran embajadora de nuestro deporte, cuyas hazañas aún no han sido igualadas"

Y ciertamente no han sido igualadas. Blankers-Koen, conocida como "la holandesa voladora", ganó cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de 1948 en Londres, récord para una mujer en una sola cita olímpica: en los 100 y 200 metros, en los 80 metros vallas y con el relevo de 4x100 metros. Ni Wilma Rudolph, ni Florence Griffith ni Marion Jones llegaron a tanto. Y eso a pesar de que Fanny vio como la Segunda Guerra Mundial partía por la mitad su carrera deportiva, privándole de haber sido la reina de los juegos (nunca celebrados) en 1940 y 1944.

Francina Elsje Koen había nacido el 26 abril 1918 en la ciudad de Baarn, en el centro de Holanda. Era hija del matrimonio de Arnoldus y Helena Koen. Desde niña fue muy aficionada a todos los deportes. Se casó con el periodista deportivo Jan Blankers, que también fue su entrenador y contribuyó en gran medida a sus éxitos. Aunque Fanny era también una muy buena nadadora, su profesor de natación le aconsejó dedicarse al atletismo, porque le ofrecía más oportunidades.

Probó suerte en varias disciplinas, desde los 800 metros hasta el salto de altura y de longitud, hasta convencerse de que en realidad era una sprinter y una vallista.

A menudo señalada como el equivalente femenino de Jesse Owens, la veloz holandesa debutó en los Juegos Olímpicos precisamente en Berlín 1936, cuando solo tenía 18 años. Participó en el salto de altura, donde fue 6ª, y en los relevos 4x100m, donde las holandesas acabaron 5ª. Estos juegos, organizados por los nazis, se convirtieron en los juegos de Jesse Owens, el atleta afroamericano que ganó cuatro medallas de oro. Cuando Fanny le pidió tímidamente un autógrafo, no sabía que 12 años después igualaría este logro en los juegos de Londres. Mucho después, en los años setenta, Fanny se reencontró con Jesse y le preguntó si se acordaba de ella. Naturalmente que se acordaba, para sorpresa de la modesta holandesa.

En los II Campeonatos de Europa de Atletismo, celebrados en Viena en 1938, quedó en tercer lugar tanto en 100 como en 200 metros. Ambas pruebas fueron ganadas por otra mítica y controvertida velocista, la polaca Stanislawa Walasiewicz.

La Segunda Guerra Mundial no permitió que se celebraran los Juegos Olímpicos de 1940, previstos para el mes de julio en Helsinki. Además, pocas semanas antes Holanda había sido invadida por el ejército del Tercer Reich.

En medio del caos y las turbulencias políticas, Fanny continuo su vida con relativa normalidad. El 29 de agosto de ese mismo año se casó con el Jan Blankers, periodista deportivo y entrenador de atletismo, que además había participado en triple salto en los Juegos Olímpicos de Amsterdam 1928. Curiosamente Jan había sido en el pasado un detractor de la participación de las mujeres en el deporte, situación que cambio radicalmente a raíz de su relación con Fanny.

Cuando en 1941 dio a luz a su primer hijo Jan junior, parecía que Fanny se había olvidado ya del atletismo, ya que en esta época parecía inconcebible que una mujer pudiera ser madre y seguir dedicándose al atletismo. Sin embargo ella tenía otros planes, y a las pocas semanas de dar a luz ya estaba de nuevo entrenándose.

En 1942 volvió a las competir y el 20 de septiembre igualó en Amsterdam el récord mundial de los 80 metros vallas que tenía la italiana Claudia Testoni con 11.3 desde 1939. Al año siguiente las cosas le irían aun mejor, al batir los récords mundiales de salto de altura (1.71) y de salto de longitud (6.25). Además hizo una marca de 11.5 en los 100 metros lisos, que suponía un nuevo récord del mundo, pero que no fue homologado como tal debido a que lo consiguió en una carrera donde tambien corrían hombres...

Tras la guerra su primera competición internacional fueron los Campeonatos de Europa de 1946, en Oslo. A principios de ese mismo año había dado a luz a su segundo hijo, en este caso hija, Fanny jr., pero ello no le impidió seguir su preparación para el evento. Tuvo la decepción de ser eliminada en las semifinales de los 100 metros, pero es que estas se disputaban al mismo tiempo que la final de salto de altura... Finalmente obtuvo la medalla de oro en los 80 metros vallas y en los relevos 4x100 metros, además del 4ª lugar en altura.

Pese a ser la mujer más rápida del mundo durante varios años, a Blankers-Koen le faltaba lo que distingue a las grandes campeonas: los triunfos olímpicos. Y estos llegaron en 1948 en un Londres que intentaba dejar atrás las penurias de la guerra.

Había cumplido 30 años, y ya era madre de dos hijos, así que muchos consideraban que tal vez ya había pasado su mejor época. Sin embargo ya semanas antes de los Juegos demostró estar en un gran estado de forma al hacer el 13 de junio en Amsterdam 11.5 en los 100 metros, que a diferencia de lo ocurrido en 1943, esta vez si fue homologado como nuevo récord mundial. Una semana después, el 20 de junio en la misma ciudad pulverizaba el récord mundial dde los 80 metros vallas con 11.0

Ya en la cita olímpica, en la pista de ceniza del estadio de Wembley, Fanny Blankers-Koen asombró al mundo superando incluso sus expectivas y obteniendo cuatro preseas doradas. Tras su experiencia de Oslo decidió que esta vez no participaría en tantas pruebas, y por ello se centró en "solo" cuatro eventos: los 100 y los 200 metros, los 80 metros vallas y los relevos 4x100 metros. El resultado no pudo ser mejor.

No batió ningún récord mundial debido a que las condiciones climatológicas no eran precisamente favorables. En los 100 metros la final se disputó el 2 de agosto, con lluvia una pista embarrada, tal y como se aprecia en las filmaciones de la prueba, y con 11.9 le bastó para ganar la medalla de oro batiendo a sus oponentes, la británica Dorothy Manley y la australiana Shirley Strickland, segunda y tercera respectivamente. Era la primera atleta holandesa en ganar un título olímpico.

El siguiente evento fueron los 80 metros vallas, donde su principal oponente era la británica Maureen Gardner. La cosa empezó mal para Fanny después de una muy mala salida. Ella diría posteriormente que pensó que había hecho una salida nula y por esose frenó. Pero poco a poco empezó a remontar conforme pasaba las vallas, hasta llegar a la altura de Gardner sobre la misma línea de meta. Tras examinar la foto finish los jueces determinaron que Fanny había cruzado la meta por delante de Gardner, aunque a ambas les dieron el mismo tiempo: 11.2. Era la segunda medalla de oro para Fanny.



Londres 1948 - Final de los 100 metrosFanny Blankers-Koen

Londres 1948, final de los 100 metros. Triunfo de Fanny Blankers-Koen



Londres 1948 - Dorothy Manley y Fanny Blankers-Koen

Londres 1948, Fanny Blankers-Koen junto a su rival Dorothy Manley, subcampeona en los 100 metros



Londres 1948 - Final de los 80 metros 
vallas, Fanny Blankers-Koen

Londres 1948, final de los 80 metros vallas. Victoria de Fanny Blankers-Koen (calle 1), segunda la británica Maureen Gardner (calle 2) y tercera la australiana Shirley Strickland (calle 5)



Londres 1948 - Final de los 200 metros, Fanny Blankers-Koen

Londres 1948, final de los 200 metros. Triunfo de Fanny Blankers-Koen



Londres 1948 - Fanny Blankers-Koen

Londres 1948, Fanny Blankers-Koen tras ganar la final de los 200 metros



Londres 1948 - Fanny Blankers-Koen

Londres 1948, Podium de los 200 metros
(I-D) Audrey Williamson (plata), Fanny Blankers-Koen (oro) y Audrey Patterson (bronce)





Londres 1948 - Fanny Blankers-Koen

Londres 1948, relevos 4x100 metros. Fanny Blankers-Koen



Se produjo una anécdota que la propia Fanny recordaría más tarde, y es que al acabar la carrera comenzó a sonar en el estadio el himno británico. Fanny pensó que eso significaba que eso era porque su oponente había ganado. Sin embargo la verdadera razón era que el himno sonaba para recibir a la familia real que en ese momento hacia acto de presencia en el estadio.

Su tercera victoria llegaría en los 200 metros, cuya final se disputó el 6 de agosto, otra vez en medio de un intensa lluvia. Pese a que en principio parecía su victoria más difícil, en la práctica su triunfo fue arrollador, con una marca de 24.4 y nada menos que 7 décimas de segundo sobre la segunda clasificada, Audrey Williamson, que hasta hoy sigue siendo el mayor margen de en historia en esta prueba.

Otra anecdota en esta pueba es que tercer lugar quedó Audrey Patterson, quien ha pasado a la historia por ser la primera mujer afroamericana en ganar una medalla olímpica. Pero resulta que varias décadas más tarde unos investigadores descubrieron la foto finish de la carrera y vieron que en realidad la australia Shirley Strickland había entrado por delante de Patterson, y la medalla de bronce debió haber sido para ella.

La final de los relevos 4x100 metros se cebebro el último día de competiciones. El equipo holandés lo formaban por este orden Xenia Stad-de Jong, Nettie Witziers-Timmer, Gerda van der Kade-Koudijs y Fanny Blankers-Koen. Fue una victoria muy dificil ya que qyue Fanny recibió el testigo en tercera posición, detrás de Australia y de Canada. Pero nuevamente dio muestras de su inmensa categoría y atrapó a sus rivales para cruzar la meta en primer lugar con un crono de 47.5

Así se convertió Fanny Blankers-Koen en la primera mujer en ganar cuatro medallas de oro en una sola olimpiada. Solamente los atletas masculinos Alvin Kraenzlein (1900), Jesse Owens (1936) y Carl Lewis (1984) lo han conseguido.



Fanny Blankers-Koen

Amsterdam 1948. Recibida en su país como una heroína nacional



Al regresar a Amsterdam fue recibida como una heroína: Holanda celebraba su victoria casi como una segunda liberación de los alemanes. Un carrauje tirado por caballos la pasearon por las calles de la ciudad mientras la multitud la vitireaba. El pueblo la recibió con un entusiasmo muy poco frecuente en Holanda y el municipio de Amsterdam le obsequió un regalo muy holandés: una bicicleta. La prensa internacional la bautizó de innumerables formas, aunque la expresión que hizo más fortuna fue "ama de casa voladora" (flying housewife)



Fanny Blankers-Koen en Nueva York, 1949

Fanny Blankers-Koen en Nueva York durante su gira de 1949



Después de los Juegos de Londres, Blankers recibió numerosas ofertas para participar en anuncios publicitarios y compromisos similares, algo que hoy en día en habitual en las estrellas del deporte. Sin embargo las estrictas reglas del amateurismo vigentes en el deporte en esa época, hicieron que tuviera que rechazarlas. En 1949 hizo un viaje por Australia y Estados Unidos para promover el atletismo entre las mujeres.

En 1950 tuvo lugar un oscuro episodio. Resulta que poco antes había aparecido en Holanda una joven llamada Foekje Dillema, que había batido algunos récords de la propia Fanny, y a la que los periodistas comenzaban a bautizar como la nueva Fanny. Tras ciertas dudas y habladurías en torno al sexo real de Dillema, le realizaron un test de sexualidad y acabaron expulsándola del equipo. Sin embargo los resultados de test no negaban en absoluto que Dillema fuese una mujer. Algunas sospechas indican que Fanny y su marido Jan Blankers estuvieron detrás de esta actuación contra Dillema para así quitarse de en medio a una peligrosa rival. Sin embargo esto nunca fue confirmado.



Bruselas 1950, Fanny Blankers-Koen

Bruselas 1950, Fanny Blankers-Koen



Precisamente en 1950 Fanny obtuvo sus último gran éxito, y fue durante los campeonatos de Europa de Bruselas. En ellos estuvo a punto de repetir su hazaña de Londres, pues ganó los títulos en 100, 200 y 80 metros vallas, los tres con un amplio margen sobre sus rivales. Sin embargo en los relevos 4x100m las holandesas solo pudieron ser 4ª, en una prueba ganada por las británicas.

A la edad de 34 años, tomó parte en sus terceros y últimos Juegos Olímpicos, los de Helsinki 1952. Aunque parecía llegar en buena forma, su actuación fue una decepción total. Solo consiguió llegar a la final de los 80 metros vallas, y en ella tuvo que abandonar lesionada depués de saltar la segunda valla. Fue su ultima competición importante.

En 1953 puso fin a su carrera, aunque volvió a participar esporádicamente en alguna prueba, como por ejemplo en 1955, cuando consiguió su última victoria al ganar el campeonato nacional de Holanda en una prueba poco frecuente para ella: el lanzamiento de peso. Era su título nacional número 58.



Fanny Blankers-Koen

Una imagen de 1958, con Fanny Blankers-Koen y su hija Fanny jr.



Tras su retirada, Fanny fue entrenadora del equipo holandés de atletismo durante diez años, entre los europeos de Estocolmo 1958 y los Juegos Olímpicos de México 1968.

En 1977 falleció su marido Jan, lo que fue un duro golpe ya que ambos estaban muy unidos. Unos años despues Fanny regresó a vivir al pequeña ciudad de Hoofddorp. En 1981 se organizó la primera edición de los Fanny Blankers-Koen Games, un evento atlético en su honor que se sigue celebrando cada año en Hengelo y que reune a algunos de los mejores atletas del mundo.



Fanny Blankers-Koen

Una imagen reciente de Fanny Blankers-Koen



Sus últimos años fueron bastante duros, aquejada de Alzheimer y con graves problemas cardíacos. Vivía en una clínica en Hoofddorp siendo atendida por personal especializado, hasta su muerte el 25 de enero de 2004. Este hecho fue recogido ampliamente por los medios de comunicación internacionales, y ello ha reavivado el interes por la figura de Fanny Blankers-Koen, una de las grandes deportistas del siglo XX y un valioso ejemplo de lucha y tenacidad para las mujeres de todo el mundo.

Durante casi 20 años, Fanny no solamente fue una atleta exitosa, sino también fue una embajadora del atletismo femenino. Más que ninguna otra atleta contribuyó a acabar con prejuicios deportivos y sociales acerca de la mujer en el deporte. Fanny Blankers-Koen siempre mantuvo que su mayor orgullo había sido conocer a Jesse Owens cuando se convirtió en el héroe de los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936.



Fanny Blankers-Koen

Estatua dedicada a Fanny Blankers-Koen, en Rotterdam









Mujeres Rápidas - Página Principal